• Blanco Icono de Instagram
  • w-facebook

Santa Ana de los Guacaras, Argentina

Historias


 

“La identidad es una pregunta

y una búsqueda constante,

un destino ineludible,

a riesgo de no ser ...”

Hector Olmos

(“identidad cultural y desarrollo”)

 

El Grupo Guácaras, tiene varios fueguitos prendidos, pero se reúne bajo el fogón mayor cada diciembre en su Festival de cine, que se realiza desde hace 8 años, alrededor de la plaza de Santa Ana de los Guácaras de la Provincia de Corrientes. Al grupo es necesario pensarlo en una coyuntura de embates de mundialización, donde se borra y se combate lo local, a favor de un planeta para un solo mercado unificado y así pensar algo poco reflexionado: qué es el cine como elemento identitario. En un mundo globalizado y enredado, mantener los signos característicos de un cine propio, no es tarea fácil.

 

Algo singular y único emergió a fines del siglo pasado en la Argentina. Desde 1999 una nueva generación de cine nace en la Argentina. Los primeros directores  de “Historia Breves” (convocatoria de cortos promovida por el INCAA), comenzaron a narrar de otro modo; como si la cámara se hubiera dado vuelta, y enfocara a sus mentores, más que a sus actores. Esa inversión se contagió a toda la Argentina. Una generación novel, tenía ganas de narrar en imágen y sonido, de otro modo. La tecnología digital, comenzó a abaratar costos y pronto los hacedores crecieron como hongos a lo largo y ancho del país. Esta generación ha cambiado el paisaje audiovisual. La industria, que siempre ha estado centrada en un barrio de Buenos Aires comienza a abrirse lentamente hacia las provincias. Este incipiente proceso, aún está en pleno desarrollo y nadie está en condiciones de prever su futuro.

 

 

 

En 2018, son 123 los festivales a lo largo y ancho de la Argentina,  generados en la mayoría de los casos por numerosos gestores culturales organizados en grupos independientes, llevando el cine a ciudades y pueblos, que en muchos casos no cuentan con salas, acercando una diversidad de temáticas y contenidos, con verdadero federalismo.

 

En el 2010, hacía ya un año que había sido sancionada la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual (Conocida como Ley de Medios), que obligaba a emitir y financiar, telefilms de origen regional, producto de la presión ejercida por los realizadores regionales de federalizar la producción, para así disputar espacios que un 95% le pertenecían a productoras de Palermo Hollywood de la ciudad de Buenos Aires. El Estado tomó cartas en el asunto y decidió fomentar la producción de cine con concursos regionales y provinciales y eligió al Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) como ente organizador y coordinador de los mismos, y así nacieron los famosos concursos de fomento.

 

Santa Ana de los Guácaras es una pintoresca localidad de calles de arena, donde todavía se conservan casas con fachada colonial con galerías hacia la calle construida de barro. Es un lugar cargado de valor histórico, cultural y religioso,  que convierten a este sitio en un atractivo turístico y dónde se puede visitar el Trencito Económico, ubicado en la antigua estación, además de la parroquia construida en 1771, declarada monumento Histórico Nacional en 1973.

 

Santa Ana se convirtió en una locación recurrida por varios directores de cine de la región, y es el escenario ideal para el evento más importante del Grupo: El “Guácaras” Festival del Cine 100% regional; evento cinematográfico al aire libre. El sello de 100% Regional es su marca, ya que durante los días del Festival se puede apreciar material documental, de ficción y animación producido exclusivamente en la región (Norte de Argentina, Sur de Brasil y Paraguay), mostrándose mano y cara de obra local y con equipamiento de la región.

 

El origen del grupo y del Festival fue en ese contexto referido: “…en octubre de 2011 en un ambiente de una cantidad inusual de producciones regionales, de buena calidad, en donde todos pudimos realizar, actuar, trabajar y cobrar… sumado a que Santa Ana había sido el escenario elegido como fondo, por varios directores para contar sus historias, pero también era un momento en donde no había lugares de exhibición, la televisión regional y los cine de las Costas y los Shopping nos ignoraban… ” dice Horacio Fernández uno de los fundadores del grupo.  

 

 

 

El Festival fue una iniciativa del cineasta Marcel Czombos, quien vive en la localidad, y es el que recibe la exigencia de los habitantes del pueblo, para ver los materiales que habían visto filmar en sus calles, en donde ellos habían actuado, en donde se veían sus casas, su gente y se escuchaba su música. “La semilla del Guácaras brota como una deuda con el pueblo, se creó animalmente y después se pensó humanamente y así pudimos ver el material generado en la región. El Festival vino a ponerle “curitas” a ese gran problema de distribución de los materiales audiovisuales que hacemos, ya que teníamos extremado acceso a todos los “tanques” de Hollywood y relatos porteños, pero no podíamos ver que estaba haciendo el loco cineasta que vive en la otra cuadra.” dice Marcel Czombos.

 

 

Se comienza a recolectar material audiovisual regional producido en ese año y se suman a la propuesta unas 20 hs. que obligó a dividir en 4 jornadas, “Una guapeada de Marcel, que ayudado por otros realizadores de Corrientes y Chaco, organizó de forma artesanal la primera edición del Guácaras, que se vio desbordado en la cantidad de público asistente. Aquellas primeras 60 sillas no dieron abasto para contener tanto público, que comenzó a acercarse con sus propias silletas, creando la mística del Festival y que perdura hasta hoy” dice Carlos Kbal, productor ejecutivo del Festival.

 

“El Guácaras ya es parte de la vida cultural de Santa Ana, es nuestro orgullo y es de los eventos culturales más importante que tenemos en nuestro hermoso pueblo. Y lo apoyamos porque el “Guácaras” tiene un elemento sustancial no solo para la cultura local, sino para la identidad del litoral y eso nos colma de orgullo. El Guácaras nos permite ver otro cine, un cine con la realidad más cerca, un gran espejo donde nos vemos reflejados y lo más significativo es que nuestra gente año a año se acerca, se sienta y mira nuestro cine” dice el intendente actual de Santa Ana el profesor Augusto Navarrete.

Población destinataria

El Grupo Guácaras considera al espectador como un eslabón imprescindible y tal vez el más importante a la hora de entender el oficio del cine. Contar historias a través del lenguaje cinematográfico es poner a circular materias concretas que están presentes en la vida social, cultural, política, histórica de toda sociedad. Las personas cercanas, que viven en la misma ciudad, barrio o pueblo, no pocas veces son las inspiradoras de la primer línea de diálogo del guión que después será película, cortometraje, documental, ficción. Las historias que se cuentan nacen en esos escenarios, de amor, pasión y dolor, por eso nos asumimos como transmisores de esas gestas cotidianas que mutan en tradición e idiosincrasia. Las últimas cifras confirman el éxito que se convirtió en el Festival de cine del norte argentino con más convocatoria.

 

La primer edición “El tren”

 

Fueron los días 8, 9, 10 y 11 de diciembre de 2011, a esa primera edición concurrieron unas 800 personas colmando el mágico lugar de silencios, de sonrisas, de miedo pero sobre todo de plena identificación. Fue ahí donde se empiezan a sumarse manos de ayuda, que empiezan a dar forma al “Grupo Guácaras”; un colectivo compuesto por artistas y trabajadores audiovisuales que unieron fuerzas, para sostenerse en el tiempo.

 

Horacio “Chirola” Fernández, es un histórico organizador ya que estuvo desde la primer edición: “las tareas de un Festival que pretende ser serio y regional son tremendas, las dificultades innumerables, sabemos que es una responsabilidad histórica y una entrega completa, pero el parámetro es otro, la medida es la gente, esa gente se identifica con el material cinematográfico de acá, casi carnalmente, porque ve sus colores, sus rostros, sus circunstancia, y escucha sus chistes, su tonada, su música… y ese es el páramo para pensar el festival, se piensa a partir de la gente y nada más”.

 

A meses de esta primera edición, se unifica el grupo, para realizar un trabajo arduo de legalización del Festival en el INCAA. Meses después se logra la legalización del Festival ante el INCAA (Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales) con el código de Festival Nacional Número 261327 y la empresa exhibidora a nombre de Marcel Czombos con el número 601148.

 

Se proyectaron series federales de Ficción, entre ellas “La Riña” del director misionero Maximiliano González, que se filmó íntegramente en Santa Ana con un elenco regional de excelencia: Gicela Méndez Ribeiro, Mauro Santamarina, Luigi Serradori, Miguel Franchi, Luis Llarens, Dante Cena y Estel Gómez, entre otros. Se mostró también la serie de género fantástico  “Payé” del director correntino Camilo Gómez y los documentales: “4 Guitarras” de los directores Marcel y Yoni Czombos, “Paraná, historia de un río” de Juan Richieri y “Galaxia Laguna Seca” del correntino Pablo Almirón. Asimismo se pudo disfrutar de los Unitarios documentales “El Nvique” del director chaqueño Roly Ruiz, “Quieta Non Movere, (la masacre de Oberá)” de Lucho Bernal.  El sábado se proyectó “El ángel de la Selva” de director misionero Maximiliano González, “Apipé, la Isla” de director correntino Pablo Almirón. El domingo 11 se proyectaron 2 documentales: “Ladrilleros” de Alejandro Toledo y “Los Guarangos” de la joven directora correntina Clarisa Navas.

 

Del Guácaras nació lo inesperado: en el 2º Festival se inauguró una convocatoria abierta de materiales para la competencia oficial, en la cual se inscribieron sorpresivamente más 60 cortometrajes de la región. Lo invisible se descubre, ya que ningún Festival de la región hacia convocatoria regionales de materiales. Durante el Festival se proyectaron una 25 hs. en más de 50 títulos. Así el Festival del 2012, fue en continuo aumento, duplicando la cantidad de espectadores del año anterior.

 

   

 

En 2015 concluyó el Festival con una convocatoria total de unas 2 mil personas, una cifra que confirma el éxito de una Edición que tuvo grandes momentos, vividos a lo largo de 4 días a pleno cine por toda Santa Ana: se proyectaron un total de cuarenta y dos (42) películas de la región. Surgieron los grandes momentos: La visita de Carlos Portaluppi para presentar “Pueblo que fue”; estuvieron las películas: las premiadas y las rarezas; el calor popular de los miles de personas que vivieron gustosos el ritual de ver cine a oscuras y en silencio. Es de eso precisamente de lo que se nutre el Guácaras, que goza de perfecta salud.

 

 

 

Los organizadores entienden al espectador como un eslabón imprescindible y tal vez el más importante a la hora de entender el oficio del cine, es por eso que le dan la palabra y son el jurado de lujo del Festival, ya que las competencias se resuelven sólo y exclusivamente con “el voto del público”.

 

En 2016 fueron en total 33 obras proyectadas, 11 cortos en Competencia Oficial y 9 los cortos seleccionados para la “Competencia Universitaria”, auspiciada por la   Fadycc. El cortometraje “Lo que dejan las cenizas” de Rodrigo Tannure en la competencia Oficial y "Lapsus" de Gastón Pérez, María Celeste Rossaroli y Esperanza Pividori recibieron una estatuilla diseñada por Mauro Santamaría y los $10.000 otorgado por el Instituto de Cultura de La Provincia de Corrientes para realizar su siguiente trabajo.

 

La pantalla al aire libre, la plaza, las sillas dispuestas a cielo abierto comienzan a poblarse temprano de familias completas que se reúnen alrededor del fuego del arte cinematográfico. Es por eso que decimos que es un Festival en pleno crecimiento que consolida la identidad regional, ya que el 100% de las 33 obras audiovisuales proyectadas en la 6ta. edición fueron de carácter regional.

 

En la última edición, que comenzó el 7 y culminó el 10 de diciembre de 2017, en su programación contó con dos secciones en competencia: la COMPETENCIA OFICIAL, con materiales de Argentina, Paraguay y Brasil y  la COMPETENCIA UNIVERSITARIA, donde participan alumnos de la Facultades de cine de toda la región, esta sección es patrocinada por la FADYCC de la Universidad Nacional del Nordeste -UNNE-. En consonancia, desde hace 2 años son los premios que se entregarán: Premio Mejor Obra de Competencia Oficial ($10.000,00), Premio Guácaras a la Persona Destacada del Año, Premio Mejor Obra Universitaria ($10.000,00), Mejor Actor, Mejor Actriz, dado por el Instituto Nacional del Teatro y Mejor Director, otorgado por la revista Cinetosis.

 

Sin duda el cine regional hoy, después de 8 años ininterrumpidos, es entendido y comprendido masivamente, tal vez movidos por la visita de reconocidas personalidades del cine como Rodrigo de la Serna, Carlos Portaluppi pero es una de las artes que mayor conexión logran con el público o comunidad, como demuestra el gráfico de Guácaras.

 

Cantidad de Espectadores por año.

 





 

La historia de los afiches Guácaras

Desde el pájaro, el perro, el mango, el carayá, el bichito de luz y hasta el hongo.

 

El tren económico llegando a la estación de la ciotat, un pitogue bien agüero, el perro patricio dando la bienvenida a la gente y toreando al enemigo, un mango muy dulce arrancado del suelo, los carayá gritando a kilómetros, las luces de los bichitos de luz alumbrando todo el día, los hongos coloridos del campo, los camalotes florecido a comienzo de diciembre... todo eso es el guácaras, el festival más regional del mundo.      

Nos podes escuchar Radio Guacaras todos los jueves de 20 a 22, en radio UNNE 99,7 (el cine que se escucha)

 

Cada cartel del Festival quiere decir algo y siempre en coherencia con un símbolo del pueblo y de la naturaleza que a su vez es símbolo del grupo.

En el Primer Guácaras fue elegido el Trencito económico como símbolo del pueblo y también como inauguración de la primer filmación en cine de los hermanos Lumiere, “llegada del tren a la estación de la ciotat”.

 

En el Segundo Guácaras se eligió al pitogüé porque siempre era prejuzgado de mala suerte. La idea al ponerlo en la imagen fue cambiarle el sentido a ese hermoso pájaro, que ya no trae mal augurio sino es mensajero de buenas vibras y de cine. “Patricio fue un perro que nos acompañó desde el primer Guácaras, desde que se empezaba a armar  la pantalla hasta que se iba el último espectador, era el Fernando de Santa Ana” dice Marcel Czombos, por eso para el Tercer Guácaras, la imagen elegida fue el querido perro Patricio.

 

En el Cuarto Guácaras fue el mango, la fruta por excelencia del pueblo, su sombra es maravillosa y su fruto una dulzura, el elegido para revalorizar un fruto nuestro. El quinto afiche fue sobre el carayá porque él es gregario, conforma grupos de hasta 20 individuos y eso  es el Grupo Guácaras.

 

En el Guácaras 6 fue el bichito de luz el protagonista del afiche, ya que fue un año negro para la producción tanto regional, como nacional, prácticamente sin planes de fomento regionales. A nivel nacional, de 140 películas financiadas por el INCAA en 2015, ese año no superaron las 40. La preocupación de los hacedores del cine se vio reflejada en cada marcha al INCAA.  

 

El último elegido es el hongo, aunque es una especie poco estudiada hay más de 170 especies de hongos identificadas en la región NEA. Un ejemplo es la Amanita caesareae, una de las setas más codiciadas en el mundo, pero no con mucha aceptación local.   

 

El Festival se realiza cada primer semana de diciembre, el último día concluye con el acto central donde se entrega el Premio “Guácaras” a la persona más destacada por los organizadores, en el ámbito del Cine Regional durante ese año. Y se entrega además el premio mayor al mejor trabajo, que es elegida por el voto del público, además de mejor actriz, mejor actor y mejor director de la región.

 

“Las tareas de un Festival que pretende ser serio y regional son tremendas, las dificultades innumerables, sabemos que es una responsabilidad histórica y una entrega completa, pero el parámetro es otro, la medida es la gente, esa gente se identifica con el material cinematográfico de acá, casi carnalmente, porque ve sus colores, sus rostros, sus circunstancia, y escucha sus chistes, su tonada, su música… y ese es el páramo para pensar el festival, el Guácaras se piensa a partir de la gente y nada más” dice Marcel Czombos.


 

 

 

“El otro Guácaras”

“El otro Guácaras” es una puerta a la libertad que el Festival de Cine Guácaras brinda a los presos de la Unidad Penal N° 1 de Corrientes desde el año 2013. En el marco del Festival se realiza esta muestra competitiva de cine dentro de la cárcel N° 1 de Corrientes. Allí, sobre la pared de un antiguo pabellón, se proyectan realizaciones audiovisuales de Argentina y países vecinos, y se premia a aquella que se destaque por temáticas solidarias y con valores. El espacio está organizado en conjunto con la Red Corrientes de Derechos Humanos y el colectivo de personas en contexto de encierro Yahá Porá. La muestra brinda a los muchachos que viven el encierro diario la posibilidad de mostrarse y mostrar a otras personas lo que saben y gustan hacer. “El otro Guácaras” es, además, un aliciente para que los internos sigan realizando producciones audiovisuales intramuros, en el 2014 fue el cortometraje “Una simple historia” (una ficción de 15 minutos) en 2015 fue “Pateando el penal”, un cortometraje documental que ha participado en 7 festivales nacionales, resultando premiado en dos de ellos. Actualmente se encuentran elaborando su tercer cortometraje, con un nuevo desafío: hacer que un personaje de visera roja y confeccionado con cartón y témperas cobre vida para saltar los muros que separan a una nena de tres años de su papá preso. Este proyecto además, une el trabajo de los internos de la Unidad Penal 1 con el de chicos que ya están en libertad, quienes protagonizan buena parte del rodaje, que se lleva adelante extramuros. Además los artistas presos son los elegido por los organizadores del Festival para diseñar y tallar la estatuilla del “Premio del Público” y el “Premio Guácaras” de cada año.

Este Festival es patrocinado por el INCAA (Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales) y auspiciado por: La UNNE (universidad Nacional del Nordeste) y lo apoyan el Instituto de Cultura de la Provincia de Corrientes, la Municipalidad de Santa Ana, El Instituto de Teatro de la Región NEA y el  Departamento de Cine del Chaco y Corrientes.

La programación del 7º Festival diagramado en 4 Jornadas, que se realizó del 7 al 10 de diciembre, contempló cinco secciones:

1) COMPETENCIA OFICIAL Cinemboyeré: Esta sección es producto de la convocatoria abierta y competitiva, ya que la producción cinematográfica regional y sus hacedores actúan en todo lugar y en forma incesante. Ya no es privilegio de unos pocos. Ya es expresión popular más allá de la academia. Posibilitar una pantalla, es abrir al público la consideración de esos narrativas, aún ocultas, pero sin embargo, destinadas a integrar el imaginario audiovisual de nuestro pueblo. El ganador de esta sección es elegida por el público con su voto.

2) COMPETENCIA UNIVERSITARIA  “El cine UNNE” auspiciado por la auspiciado por la  Fadycc de la Universidad Nacional del Nordeste. Son películas generadas en el ámbito universitario de la región. El cine se ha convertido en una de las artes más poderosas y populares desde su nacimiento en el pasado siglo. Forma parte de esencial de los modos en donde sucede la comunicación en todas sus formas. A mitad de camino entre el arte y el entretenimiento. Comprender su proceso, garantiza su devenir. Apropiarse de sus herramientas es democratizar e incluir a los autores desde temprano. Y el mejor lugar es la Universidad. El ganador de esta sección también es elegida por el público con su voto.

3) GUACARAS PRESENTA: Sección con películas invitadas tanto documentales como películas de ficción, ya que no hay un solo modo de hacer una película. Las formas de producción, de dirección, de actuación, de rodaje se multiplican según sus hacedores se propongan. En soledad o en grupo es casi siempre un evento mágico, transformador y revelador. Nadie sale indemne de un rodaje, en donde la luz manda.

4) DE ESTRENO: El INCAA sigue apoyando a las producciones regionales. La medida, de alcance federal, visibiliza a una nueva generación de trabajadores que se expresan a través de los oficios del cine, en donde el estreno constituye el mejor momento.

5) VIDEOCLIPS: fue otra sección, que muestra el vínculo de la música local y regional con el audiovisual y su importancia como registro para la difusión de la música emergente.

En el acto de cierre del día Domingo 10 de diciembre, se entregan todos los premios y además el Premio “Guácaras 2017” a la persona elegida y destacada del año por los organizadores, siempre en el ámbito del Cine Regional. Y se entrega además el premio al Mejor Cortometraje en competencia, que es elegida por el público y Mejor Actor y Mejor Actriz de los trabajos en competencia oficial elegidos por el Instituto Nacional del Teatro.

Guácaras

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now